sábado, 25 de octubre de 2008

Marketing con M de México

Afuera, sobre la acera del Teatro de la Ciudad, observo el incansable ir y venir de decenas de jóvenes estudiantes.


Faltan algunos minutos para la conferencia y las puertas aún no se abren. Mientras los jóvenes empiezan a reunirse, muchos de ellos llaman por teléfono a amigos y compañeros apurándolos para que lleguen a tiempo o simplemente para dar indicaciones de dónde encontrarse.


En mi infancia, solía venir al Teatro Cine Colonial, hoy Teatro de la Ciudad, en las funciones de matinee. Recuerdo algunas películas de Viruta y Capulina, otras más de El Santo contra.....bueno, contra lo que se imaginen y algunas más de Chabelo. Sin olvidar tampoco aquéllas clásicas de Rocío Dúrcal o de Joselito. No puedo olvidar el olor del lobby del cine, ese delicioso olor a palomitas con mantequilla mezclado con el olor a hot dogs. Así como tampoco puedo olvidar que no podía comprar ni una cosa ni la otra.



Cada vez llegan más y la acera apenas tiene al espacio suficiente para contener al creciente grupo de chavos. Para matar el tiempo unos escuchan música, otros hablan por el móvil, otros platican animadamente con sus amigos. Durante esos minutos, no puedo evitar viajar al pasado, a mis tiempos de estudiante, a esas memorias que serpentean entre los pasillos de la escuela, las bancas del salón y las mesas de la vieja cafetería.

Ayer, el único dispositivo portátil para escuchar música, era un radio de transistores o un Walkman, pero casi nadie tenía uno, ni radio, ni mucho menos Walkman. Hoy, casi todos traen un reproductor de MP3 o escuchan música en su móvil.


Ayer, el único medio de transporte para un estudiante como yo, era el autobús del servicio público. Hoy, casi todos se mueven en automóvil, ya sea propio o de un amigo.

Ayer, la preocupación era dónde acomodar a los estudiantes. Hoy, la preocupación es dónde acomodar los automóviles de los estudiantes.

Ayer, no había ningún medio de comunicación fuera de casa. Y en mi caso, ni siquiera en casa tenía servicio telefónico. Hoy, todos tienen teléfono móvil.

Ayer, difícilmente podíamos tener una calculadora portátil. Recuerdo que yo tuve una TI-55 de Texas Instruments, ¿alguien tuvo una TI-51, una TI-59, una HP-11 o una HP-15?...ja, ja...¡qué tiempos aquéllos¡. ¿Recuerdan la dificultad con la tecla enter de las calculadoras HP para hacer cualquier operación?. Hoy, hasta laptops traen los chavales en sus backpacks. En mi tiempo usábamos mochilas de carnaza, burdas y cuyo olor a piel curtida duraba todo el año escolar.

Ayer, simplemente no había mujeres estudiantes de Ingeniería. Y las que había, con todo respeto, pero no inspiraban muchas motivaciones que digamos para considerarlas para pareja romántica. Hoy, las mujeres abundan en las carreras técnicas y fácilmente, gran parte de ellas podrían ser modelos de pasarela.

Ayer, difícilmente podíamos tener más de dos o tres pantalones de mezclilla y acaso un pantalón formal. Hoy, en cualquier escuela de educación superior montas un desfile de modas cualquier día, a cualquier hora.

Ayer, hablar de un congreso o un ciclo de conferencias con invitados de alto perfil, para vincular al estudiantado con el mundo real, era un sueño. Hoy, cada año, cada institución de educación superior organiza al menos un par de ellos. Y el Gobierno del Estado organiza otro tanto dirigido a la juventud estudiantil.


DSC09831_

De regreso a la acera, frente al Teatro y rodeado por ese enjambre de iPods, audífonos bluetooth, laptops conectadas inalámbricamente y abundantes conversaciones por el móvil, me pregunto dos cosas: si no se me va a cocinar el cerebro enmedio de tanta emisión de microondas y si los jóvenes de hoy aprecian lo que tienen.

Mi anfitrión llega e ingresamos al Teatro. A invitación de Universal Music, con quienes eventualmente he hecho contacto gracias a este Blog, estoy presente en este evento realizado por el Instituto Tecnológico de Chihuahua. Marketing con M de México es un congreso en mercadotecnia dirigido a todos los estudiantes con interés en el tan competido mundo del marketing.

DSC09820_

La conferencia está a cargo de Robert Lear, VP de Marketing Internacional para Artistas Latinos de Universal Music. Está a cargo de los destinos en cuanto a marketing de gente como Juanes, Paulina Rubio, David Bisbal, Molotov, Pedro Fernández y mucho otros. Entre anécdotas, mucho humor, estrategias y planes, la conferencia da al estudiantado un panorama del mundo real, de las estrategias de mercado, de la crisis económica, de la situación de las descargas ilegales en internet, de la música pirata, de la música indie y de los retos de la música y el marketing a futuro.

DSC09838_

Una buena conferencia, muy casual y relajada, amigable, digerible y muy clara en cuanto a la realidad se refiere.

DSC09840_

Ayer, cuando egresábamos de la escuela, el mundo real simplemente nos explotaba en el rostro y nos despertaba de ese latargo de tantos años de escuela desvinculados con el exterior.

Hoy es diferente, la internet, los medios y los congresos sitúan a los estudiantes en el mundo real mucho antes de que egresen de sus carreras. No hay manera de volver atrás el tiempo ni vale la pena siquiera lamentarse por lo que no se tuvo. Como dije, sólo espero que los estudiantes de hoy, aprecien lo que sí tienen.

DSC09844_

Gracias a Universal Music por la invitación, un saludo a toda la gente que se preocupa por la juventud y en especial al Instituto Tecnológico de Chihuahua, mi Alma Mater de tan entrañables recuerdos, en el 60 aniversario de su fundación.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Contestando sus dos preguntas; no senior.

Su cerebro no se cocinara, y la mayoria de los jovenes no aprecian lo que tienen.

Yo queria ir a esa conferencia, por lo visto estuvo muy bien, en fin..

Cuidese senior, saludos.



Atte.
R.a

Manuel Muñoz Aldana dijo...

Ja, ja.... mi cerebro está a salvo!!.. y de lo otro, pues esa es mi impresión también R.a., no sabemos apreciar lo que tenemos hasta muuuucho tiempo después.

Saludos.

Luis V.... dijo...

el cerebro esta a salvo...pero se me hace que se te cayo el cabello.....
laptops, micros, wireless, http's,ipods, blackberry's, ebooks, etc. a los que le estamos secando el cerebro es a los jovenes......que seguro batallan para hacer una division de 3 cifras....

saludos morro!!!

Manuel Muñoz Aldana dijo...

Ja, Ja, Ja,...pues suena a broma lo de la división de 3 cifras, pero desafortunadamente no lo es!!!... hace ya un buen rato que fuí a un exámen como parte de las pruebas para aplicar para una vacante... éramos como 40 y parte de la prueba era resolver problemas aritméticos sin calculadora, raíces cuadradas y operaciones con quebrados... no te miento, pero ninguno de los jóvenes pudo resolver esa parte del exámen. Ja, ja...

Anónimo dijo...

Cierto..es preocupante que la tecnologia haya reemplazado los principios básicos de las matemáticas,amén de todas las ciencias,y de cultura general, realmente alarma la ignorancia del los jóvenes y de los no tan jóvenes(en promedio de 30 a 40 años),la mayoría no lee nada...y te lo digo por experiencia propia,aun con el ejemplo ,es difícil que tomen un libro con el fin de leerlo,a menos que sea de las materias que estudian en su momento y eso porque les aplicaran examen.
Creo que es de gran valor los avances actuales que ahora disfrutamos ,pues nos han facilitado muchas cosas, pero se han sacrificado otras muy importantes ,se ha dejado de lado lo esencial,aunque a lo mejor tambien se preguntarán que es lo esencial???? en estos tiempos tan modernos....y con valores tan diferentes .

Eva

Anónimo dijo...

Muy cierto lo que dices sobre las conferencias en nuestros tiempos de escuela, yo asisti a dos en los nueve semestres que dure ",pero jamas las olvidare;espero que los jovenes estudiantes de hoy en dia, asi como tienen capacidad para almacenar y manejar todos los aparatos electronicos que gobiernan sus vidas, tengan igual capacidad de almacenar y utilizar para bien lo que escuchan en las conferencias, al igual que aprecien los esfuerzos de sus padres por comprarles cuanto aparato innecesario sale al mercado....
atte.
una inge que sovrevivio con un pantalon de mezclilla y una calculadora con funciones logaritmicas.....ah, pero eso si, muy femenina!!

Manuel Muñoz Aldana dijo...

Ja, ja...pues qué bueno que al menos pudiste asistir a alguno, porque en mis años de estudiante en el Tec I, si mal no recuerdo, sólo hubo un congreso y no tuve dinero para adquirir el carnet. Mi calculadora la compré ahorrando el dinero que gané lavando platos y trabajando los fines de semana durante un semestre completo...pero aún con muchas limitaciones y todo, sin duda mis años de estudiante han sido de los mejores de mi vida.